lunes, 20 de marzo de 2017

Drip Cake chocolate con mousse de fresas



El Desafío en la Cocina para este mes, que hace el nº 51, nos lo han propuesto las "hermanas Camilni" y se trata de hacer un Drip Cake.
Es un pastel que ha puesto de moda, hace un par de años, una profesora australiana entusiasta de la repostería y lo más característico de él es que su cobertura  parezca que está chorreando.




Y si hablamos de un bizcocho clásico  del Sur de EEUU, es sin duda el Mississipi Mud Cake, que es con el que he confeccionado la base de mi Drip Cake. También he trabajado por primera vez con unas nuevas coberturas de chocolate blanco y negro, que me ha encantado manipular y su sabor es excelente. Se llama Lava y está elaborado por un artesano del chocolate, aquí en la isla de Tenerife.




Ingredientes para el bizcocho:
250 gr Chocolate cobertura fondant
250 gr Mantequilla
180 cc de Agua 
300 gr de Harina normal
70 gr de Cacao puro
1/2 cucharadita de Bicarbonato
1/2 cucharadita de Levadura en polvo
250 gr de Azúcar 
4 Huevos
120 cc de Suero de leche
2 cucharadas de Aceite de oliva





Calentamos el agua y dejamos fundir la mantequilla y el chocolate (hay quien le pone también 2 cucharaditas de café soluble) sin dejar de remover y sin que hierva hasta tener una pasta homogénea y lisa. Retiramos y dejamos templar.





Tamizamos la harina con el cacao, el bicarbonato y la levadura y le añadimos el azúcar, los huevos ligeramente batidos, el suero y el aceite. Mezclamos todo muy bien con cuchara (para esto no he utilizado ningún tipo de batidora, amasadora, etc) 





A continuación agregamos la crema de chocolate poco a poco y mezclando muy bien, sin batir.




Forramos un molde (22 cm) con papel de hornear engrasado,  vertemos la pasta en el y horneamos a 160º durante 80 minutos aproximadamente; conviene pinchar para comprobar y lo ideal es que salga bastante húmedo (no nos preocupemos, está hecho)
Lo dejamos enfriar completamente antes de desmoldarlo e incluso podemos hacerlo el día anterior y mantenerlo en la nevera.




Ingredientes para la mousse de fresas:
400 gr de Fresas ya limpias y troceadas
500 cc de Nata para montar
100 gr de Azúcar
6 hojas de Gelatina





Trituramos las fresas con el azúcar.
Montamos la nata
Ponemos a hidratar la gelatina y la disolvemos en una pequeña cantidad del puré de fresas que habremos calentado.
Una vez que está disuelta la gelatina seguimos añadiendo el resto del puré de fresas y a continuación mezclamos la nata montada; dividimos la mousse en dos recipientes y dejamos en la nevera para que tome cuerpo.





Dividimos el bizcocho el tres discos con ayuda de una lira o un cuchillo bien afilado y con cuidado de que no se rompa.
Invertimos el bizcocho y untamos en la primera capa una porción de mousse de fresa, colocamos encima el segundo bizcocho, volvemos a cubrir con la otra mousse, finalmente ponemos el ultimo bizcocho y rellenamos e igualamos los huecos laterales. Mantenemos el pastel en la nevera.





Ingredientes para la cobertura:
400 gr de queso Mascarpone
120 gr de Azúcar glas
400 cc de Nata
Colorante rojo en gel





Mezclamos el queso con el azúcar glas tamizado, le incorporamos el colorante poco a poco hasta conseguir el tono deseado y añadimos la nata, que habremos montado previamente.
Cubrimos el pastel con esta cobertura de queso, igualando toda la superficie y volvemos a mantenerlo en la nevera.





Ingredientes para el glaseado:
400 gr de cobertura de Chocolate blanco
200 cc de Nata
Colorante rojo en gel





Calentamos la nata sin que hierva y vamos añadiendo el colorante a medida que vamos removiendo hasta conseguir un tono mas fuerte que el de la cobertura de queso.
Añadimos el chocolate blanco y removemos hasta que se diluya y quede una pasta lisa y uniforme.





Con ayuda de una cucharilla marcamos el borde de la tarta echando un hilo de glaseado y de vez en cuando dejamos que escurra hacia abajo una gota (hay que tener mucha paciencia y dejar caer solo una gota) luego vamos rellenando toda la superficie de arriba de la tarta y la enfriamos.
El siguiente paso es decorarla a gusto de cada uno, las posibilidades son infinitas.




¡Espero que les guste tanto como a nosotros.....que nos ha encantado, sin excepción!
En el logo, pinchando podrá ver todas los pasteles de los compañeros de grupo.
La próxima edición de Desafío en la Cocina seremos desafiadas por nuestra boss, Rocío Salan.





domingo, 19 de marzo de 2017

Manté- Manti- Raviolis armenios



Una nueva forma de conocer cocinas internacionales, gracias al grupo Cocinas del Mundo, en esta ocasión el país es Armenia, y mi receta Manté- Manti o Raviolis armenios.




La gastronomía armenia, dado que ha sido una población de nómadas, tiene muchas influencias de la Cocina Turca, de la de Oriente Medio y de la Cocina de los Balcanes; aunque se podría definir más exactamente como que está a medias entre la Cocina Mediterránea y la del Caucaso
De la misma forma durante la ocupación soviética a principios del siglo XX tuvo muchas influencia de las costumbres culinarias del Este.
En ella se utilizan mucho los lácteos debido precisamente a ese carácter nómada, siendo muy apreciados sus quesos, como el Boureg, Chechil, Lori, Chanakh, Aragackij y muchos otros.
En cuanto a las verduras, predomina el uso de la calabaza, la col, las patatas y también utilizan mucho  las hierbas aromáticas llamadas Kanachi en armenio, como el sindrick, rumex crispus, el dandoor; yo he utilizado alguna otra especia, dado que estas no las he encontrado.
Ahhhhhhhhhhhhh..... a nosotros nos ha gustado muchísimo y pienso repetir, ni que decir tengo, que lo haré en un recipiente mucho mayor.




Ingredientes para la masa (con estas medidas he hecho dos moldes de 25 cm)
500 gr de Harina
250 cc de Agua
4 cucharadas de Aceite de oliva
1 cucharada sopera de Sal




Disponemos todos los ingredientes en un bol y mezclamos bien, acabando el amasado a mano  sobre la encimera o en un lugar adecuado. Dejamos reposar la masa durante unos minutos




Ingredientes para el relleno:
350 gr de Carne de ternera
350 gr de Carne de cordero
2 Cebollas medianas
1 manojo de Perejil
2 cucharadas de tomate concentrado
1 cucharada de Sal
1 cucharadita de Comino
1 1/2 cucharadita de Coriandro
1 cucharadita de Chili
1 cucharadita de Pimentón dulce
Para rociar:
200 gr de mantequilla derretida
Caldo de pollo
Para acompañar:
2 Yogures naturales
1-2 dientes de Ajo




Pedimos al carnicero que nos pique las carnes y troceamos muy finamente las cebollas y el perejil, juntando todos los ingredientes en un bol, junto con las especias y amasando con las manos hasta que estén bien integrados.




Extendemos la masa de forma que nos quede muy fina y la cortamos en cuadrados (yo los hice de 6x6)




 En el centro colocamos una porción de relleno, doblamos y con una pincelada de agua pegamos los dos extremos y vamos colocando los mantis en un molde previamente forrado con papel de hornear




 de forma que queden bien juntitos haciendo un circulo.




Calentamos el horno a 200º y rociamos los mantis con la mantequilla




 Cuando veamos que la masa comienza a dorarse (35-40 min) los semi cubrimos con el caldo caliente y dejamos de nuevo en el horno hasta que hayan absorbido todo el líquido.




Acompañamos con la mezcla de ajo triturado con el yogur.
¡Una auténtica delicia que espero les guste!







lunes, 20 de febrero de 2017

Cocktail Champagne vert- Coctel verde


¡Estamos de festejo!
Este es el nº 50 de las recetas publicadas por el grupo de Desafío en la Cocina y como cada 20 de mes, esta vez Carolina nos ha propuesto hacer una bebida para esta celebración tan señalada.
En estas casos es casi seguro que está todo inventado, y, o explorado; yo les traigo este que hacemos desde hace muchos años en casa y que nos encanta. Al principio, como bobería, le llamamos "coctelé" ....... eramos jóvenes y solo nombrarlo nos daba la risa.




1-2 Kiwis para decorar
1 botella de Champagne (mejor) o Cava, o Espumoso
Zumo concentrado de Kiwi
La proporción que me parece ideal es de 1 medida de zumo por 3 medidas de champagne, que se colocan en la copa en ese orden y adornamos con una rodaja de kiwi.
¡Chin...chin...!




Nuestro próximo Desafío será dulce y nos lo propondrán las hermanas Camilni.
Pinchando en el logo podrán ver todas las preparaciones de los compañeros de grupo ¡Eso si, les pido prudencia con la bebida!



lunes, 13 de febrero de 2017

Casadielles





Las casadielles son un postre típicamente asturiano, que se hace con productos  sencillos y "de siempre" y vienen a ser una especie de empanadillas que bien pueden freírse u hornear; igualmente son deliciosas, y eso si, un poco contundentes en calorías.
Esta receta se la he tuneado a Loly, que a su vez la tomó de la Señora Rosita, que vive en una aldea asturiana cercana a la capital.
En estas recetas de toda la vida, lo normal era hacer las cosas a ojo con las cantidades; cuando el tacto y el paladar te digan está bien....bien está. Yo pondré las medidas lo más aproximadas que pueda.




Ingredientes:
Para el relleno
200 gr de Nueces sin cáscara
120 gr de Azúcar
1 cucharadita de Canela
Ralladura de 1/4 de Limón
1/3  (vaso de agua) de Anís

Se calienta el horno con el fin de secar ligeramente las nueces (nada de tostarlas)
Cuando se enfríen se trituran; yo he dejado algunos trozos más grandes para que se noten al morderlas.
Mezclamos las nueces con el azúcar, pero conviene ir probando para acertar con el gusto de cada uno, la canela, las ralladuras y el anís. Reservamos.




Para la masa (35-40 piezas)
1 vaso (de agua) de Aceite de oliva
1 vaso (de agua) de Vino blanco
1 Yema de huevo
1 cucharada (de café, abundante) de Sal
1 sobre de Levadura en polvo
Harina (me llevó aprox 500 gr)

Mientras se secan y enfrían las nueces procedemos a hacer la masa.
En un cuenco echamos el aceite, el vino y deshacemos la yema del huevo; añadimos las sal y la levadura y vamos incorporando la harina tamizada, mientras mezclamos con una cuchara de palo; cuando tenga cuerpo, la retiramos del cuenco y la trasladamos a la superficie de trabajo para seguir amasando y añadiendo la harina que necesite, hasta obtener una masa elástica y suave que no se pega a las manos.
Estiramos la masa en porciones pequeñas (pueden estirarla mucho, que no se romperá, yo he procurado que resultase lo más fina posible, porque la masa crece al freír y resultarían muy gruesas).
Se coloca en el centro una cucharada del relleno, se pintan los bordes con la clara batida y se sellan bien para que no se salga el relleno al freírlas.
Empecé haciéndolas con la masa cuadrada, pero acabé dándoles forma de empanadillas porque así quedaban más finas.
Se fríen en abundante aceite, hasta que tomen color y se espolvorean con azúcar al sacarlas de la sartén.



viernes, 3 de febrero de 2017

Pithiviers






El Pithiviers es un pastel francés que data del siglo XVIII y coincidiendo con la invención del hojaldre; consiste en dos círculos de hojaldre rellenos de crema de almendras (frangipane). Su nombre viene de la ciudad del mismo nombre situada al sur de París, un lugar que era punto de encuentro para muchos comerciantes, en especial el de almendras traido por los romanos.
A partir del año 1983 una Hermandad se ocupa de su perpetuación, celebrando un concurso anual, para elegir el mejor pastel de Pithiviers.




Ingredientes:
Para el frangipane (crema de almendras)
350 gr de Almendras crudas enteras
150 gr de Azúcar
120 gr de Mantequilla
1 Huevo
1 cucharada de Ron tostado
2 cucharadas/s colmadas de Harina
1 cucharadita de Extracto de almendras
Para el montaje:
2 planchas de Hojaldre
1 Yema de huevo
1 cucharada de Leche




Para hacer el frangipane trituramos las almendras (que habremos semi-tostado previamente) con el azúcar, para obtener una masa fina.
Añadimos la mantequilla, el huevo, el ron , el extracto de almendras y la harina y batimos bien hasta conseguir una masa muy suave y lisa.
Le damos forma de bola que vamos aplastando para tener la medida que queramos (yo lo hice con el molde de los tocinos de cielo) como si fuera una gran galleta, lo envolvemos en film y lo congelamos durante 45 minutos.




Extendemos una plancha de hojaldre un poco más grande que la medida del frangipane y le hacemos un circulo en medio y a partir de él seguimos decorando con ayuda de una puntilla o con un cuchillo de buen corte. Lo mantenemos en el congelador.




En la otra plancha, una vez extendida, colocamos el frangipane y pintamos alrededor con el huevo batido con la leche para que cuando pongamos encima el hojaldre decorado y presionemos  se selle bien. 
Repasamos los cortes, recortamos los bordes y mantenemos en la nevera mientras calentamos el horno a 200º.
Pintamos con ayuda de una brocha evitando que nos caigan churretones




Horneamos 45-50 minutos hasta que se infle y quede doradito. Lo retiramos a una rejilla y esperamos al menos 30 minutos antes de catarlo.
Es un pastel exquisito, suave y a la vez contundente, para degustarlo en pequeñas porciones, por eso es ideal cuando tenemos muchos comensales
¡Espero que disfruten de él!



viernes, 20 de enero de 2017

Escabeche de pulpo y hortalizas



Este es el desafío nº 49 del grupo Desafío en la Cocina, que corresponde al mes de Enero y que publicamos todos los días 20 de cada mes, y nos los propone Carolina.
El término "escabeche" aparece por primera vez en nuestra lengua en el año 1525 en el *Libro de guisados* de Ruperto de Nola.
Técnicamente es un método de conservación de los alimentos, tanto de pescados que previamente se hierven, se hacen a la plancha o se fríen para posteriormente sumergirlos en el escabeche, como para las aves que es preciso cocerlas o dorarlas y después cocinarlas en el escabeche. Igualmente para las verduras y hortalizas, previo escaldado o breve cocción y luego cubrirlas con el escabeche.




Ingredientes:
Pulpo congelado
Chalotas o cebollas mini
Coliflor
Zanahorias
Brócoli
Pimiento rojo
Pimiento verde




Para el escabeche:
2 vasos de Aceite de oliva
1 vaso de Vinagre de vino blanco
1 vaso de Vino blanco
1 cabeza de Ajo
6 hojas de Laurel
6 Clavos de olor
1 cucharada de Pimentón  de la Vera dulce
Sal




1- Descongelamos el pulpo poniéndolo un día antes en el frigorífico en un recipiente alto, teniendo en cuenta que suelta bastante agua y al día siguiente ponemos un caldero con agua al fuego, mientras lavamos minuciosamente el pulpo. Cuando comience a hervir echamos sal, cogemos el pulpo por la cabeza y lo metemos y sacamos del agua 3 veces (a este proceso le llamamos "asustar") y lo dejaremos 25- 30 minutos (para un pulpo de +- 2kg) hirviendo a borbotones y destapado; comprobaremos el punto pinchando; cuando esté cocido "al dente" lo retiramos del fuego y dejamos reposar unos minutos antes de sacarlo a una fuente.




2- Freímos los dientes de ajo hasta que estén muy ligeramente dorados.




3- Las chalotas las pelamos y las rehogamos brevemente  con el laurel y el clavo en el mismo aceite, sin que se doren, Cuando esté tibio el aceite, se añade el pimentón y la sal.
Por último se añade el vinagre ( aquí hago una aclaración: nos puede parecer que es demasiado vinagre y que estará muy fuerte.......no se preocupen, porque al final podrán comprobar que hubiese podido admitir más cantidad) y el vino, dejando cocer de nuevo, todo junto, unos minutos.




4- La Coliflor la separamos en ramitos y cocemos ligeramente 3 min en agua con sal y reservamos.
5- Pelamos las zanahorias y las cortamos en rueda de 1/2 cm y las cocemos 4 min en la misma agua.
6- El brócoli lo separamos en ramitos que cocemos 2-3 min, también en la misma agua.




7- Los pimientos los cortamos en tiras y los salteamos ligeramente en aceite; primero los verdes y luego los rojos.




 Y como ya tenemos todos los ingredientes preparados, procedemos a introducirlos en el escabeche.




Se ponen las hortalizas y el pulpo en un recipiente de barro o de cristal, lo suficientemente alto para que se puedan cubrir con el escabeche.




Ahora lo dejamos reposar en el frigorífico al menos 24 horas para que se impregnen bien los sabores; el escabeche estará mejor cuando pasen unos días, pero recordando siempre que es una semi conserva y que se mantendrá durante unos siete días, y teniendo la precaución de que el caldo cubra todos los ingredientes; mi abuela decía que había que manipular los escabeches con cucharas de palo y  así lo he hecho siempre ¿la razón?.... no la sé, pero yo seguiré haciéndolo.
Si les ha gustado, les invito a probar estos mejillones gallegos en escabeche, que son el summum.




Pinchando en el logo podrán ver todos los escabeches de los miembros del grupo.
El próximo Desafío será dulce.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...