domingo, 15 de septiembre de 2019

Arnadí de Xátiva



Hoy, y para Cocinas del Mundo, he hecho, ya que para este mes de Septiembre nos han propuesto una receta de la Comunidad Valenciana, un dulce muy típico allí.
Reconozco que no sabía por donde tirar, o si hacer dulce o salado, pero gracias a mi prima Tony que me sugirió hacer este postre que no conocía y que me ha encantado, les puedo ofrecer mi versión de Arnadí de Xátiva.




Ingredientes:
400 gr de Calabaza (ya asada y escurrida)
400 gr de Azúcar
400 gr de Almendra molida
3 Huevos
1 cucharada de Canela molida
Ralladura de dos limones
Almendras crudas y peladas para decorar




Se pone la calabaza envuelta en un papel de aluminio en un recipiente refractario y se hornea a 200º durante aproximadamente una hora.




Me gusta utilizar la parte que no tiene semillas, y para eso elijo una calabaza alargada, así solo tengo que retirar poco más que la piel una vez asada.




Y una vez asada se coloca en un colador para que suelte el líquido y después en una bolsa de tela para que se acabe de escurrir y se quede lo más seca posible.




Colocamos la calabaza en un bol y añadimos el azúcar, la almendra molida, la canela y las ralladuras de limón; incorporamos los huevos enteros y amasamos (me gusta hacerlo a mano) para que se integre todo muy bien.




He distribuido la pasta resultante en unos moldecitos de cerámica que pueden ir al horno sin problema, y les he dado la forma de pirámide, que es lo más tradicional.




Se decoran con las almendras crudas (también se pueden tostar previamente) a nuestro gusto y después de espolvorear con azúcar, los horneamos a 175º durante 30 minutos.




¡Deliciosos..... Deseo que les guste tanto como a nosotros!




domingo, 25 de agosto de 2019

Orella a Feira



Me he partido de risa al enterarme que "la persona cuyo nombre no quiero ni recordar y que hace un tiempo se dedicaba a enviar anónimos más que desagradables a este blog" dice que, todas mis recetas salen y las elabora una conocida máquina; vaya, no tengo nada en contra de dicha máquina, pues de hecho la utilizo de vez en cuando ¡Pues mira, no! 😊¡Quizá tú, sí le preguntes todos los días, y ella te conteste y elija tus menús e igualmente también te los elabore...!¡QUE SUERTE TIENES!




Dicho esto, paso al escrito de hoy:
El pulpo y la orella...la orella y el pulpo, tanto uno como la otra son lo más tradicional en cuanto a tapeo se refiere "en mi norte" y yo los hago a la manera tradicional, o sea, chup...chup ¡Es fácil, fácil, fácil.....no tiene ciencia ninguna! 

Ingredientes:
Para 4 comensales +-
4 Orellas de cerdo saladas
Pimentón de La Vera picante
Aceite de Oliva Virgen Extra




Limpiamos bien y quemamos los pelillos que puedan traer las orellas y la noche anterior las ponemos a desalar en abundante agua y si acaso, le cambiamos el agua una vez antes de irnos a dormir.
Ya remojadas, las ponemos en un caldero al fuego, cubiertas de agua y cuando rompan a hervir las dejamos a fuego moderado durante 4 horas. 
Por supuesto, nada de sal, no será necesaria.




Escurrimos las orellas y con ayuda de una tijera cortamos en trozos  desiguales pero más o menos parejos, rociamos con aceite de oliva virgen extra y espolvoreamos con el pimentón picante. Si no las deseamos picantes, pues pimentón dulce, pero ....de La Vera.

martes, 6 de agosto de 2019

Caldo de fréjoles


Hace unos días me comentaba mi amigo Julio, que su abuelita hacía un caldo de fréjoles tan bueno que todavía después de los años, perdura en su memoria el sabor de ese manjar exquisito; y es que su abuela, natural de Negueira de Muñiz, elaboraba el caldo a la antigua usanza, con mucho mimo en pote de hierro y con fuego de leña, y no solo eso, sino que además todos los ingredientes eran de su huerto que utilizaba según la temporada; los derivados del cerdo, por supuesto, también de la zona.
Agradezco a Julio que me haya acercado a la cocina familiar de su casa con esta maravilla de caldo, que nunca había hecho y  desde aquí rindo mi homenaje a su abuela y a todas nuestras abuelas.




 No pongo cantidades, mejor a gusto del cocinero, dependiendo de la cantidad de comensales, aunque mejor siempre quedarse largo....no nos pesará.
Ingredientes:
Judías verdes
Costilla salada de cerdo
Panceta curada
Lacón curado
Soá
1 puñado de Fabas de Lourenzá
Papas medianas
Chorizos
Morcillas




La noche anterior ponemos a remojo las carnes saladas y las fabas.




En un caldero amplio ponemos abundante agua a cocer con las carnes desaladas y las fabas escurridas, dejando cocer todo durante al menos unas dos hora (no hace falta echar sal)
Al cabo de este tiempo incorporamos las judías cortadas y las papas tronchadas y   dejamos cocer media hora más, para añadir entonces los chorizos y morcillas.
Estará listo cuando hayan pasado treinta minutos más.




Colocamos las carnes en una fuente, el caldo en un caldero de barro y listo para degustar ¡Buen apetito!


lunes, 29 de julio de 2019

Rodaballo con guisantes





Ingredientes:
1 Rodaballo de 2500 gr
2 Cebollas
200 gr de Jamón en tacos (o beicon)
1 kg de Guisantes (también valen congelados)
1 litro de Caldo de pescado
1 sobre de Azafrán
1 vaso de vino Albariño
2 Papas medianas por comensal




Preparamos una fritura con la cebolla y añadimos el jamón cuando esté transparente; regamos con el vino y dejamos reducir.
Ponemos el caldo, los guisantes y el azafrán, rectificamos de sal y dejamos cocer hasta que los guisantes estén tiernos.




Hervimos las papas en agua con sal durante aprox 15 minutos, comprobando que estén bien cocidas sin que se deshagan, reservamos.




En el caldero con los guisantes, distribuimos el rodaballo y dejamos cocer unos 7-10 minutos y......¡listo para comer!


miércoles, 24 de julio de 2019

Helado cremoso de cerezas




Con esta maravilla de cerezas que me he traído del Valle de Jerte, he hecho un delicioso helado con la receta de mi tocaya Isabel.




Ingredientes:
600 gr de Cerezas
350 gr de Leche condensada
Almíbar 100 gr de Agua/ 100 gr de Azúcar
500 gr de Yogur griego

Deshuesamos las cerezas ( utilizo una lata de refresco vacía, coloco la cereza en el hueco y la pincho con un palillo de sushi, empujo y el hueso se cae a la lata y la cereza queda lista)  las ponemos en un recipiente en el que habremos hecho un almíbar con los 100 gr de agua y 100 gr de azúcar;  cocemos unos 5 minutos y dejamos que se enfríen.




Una vez frías las cerezas, añadimos el yogur, la leche condensada y batimos todo (si queremos que nos queden tropezones, separamos unas cuantas cerezas antes de batir)
Colocamos la mezcla en un recipiente apto para congelación y al congelador; al cabo de unas dos horas, retiramos y volvemos a remover la mezcla y de nuevo congelamos.




Conviene sacarlo del congelador, un poco antes de consumirlo, para que sea más fácil servirlo.

domingo, 21 de julio de 2019

Vinagreta de huevas de bacalao



Hace unos pocos años,  en las preparaciones que tenía en la nevera, necesitaba poner "unos post-it que decían: esto sí o esto no"......porque tantos habitantes de esta casa visitaban la nevera, que a veces desaparecía el menú previsto para algún otro momento; el caso es que voy a volver a las viejas costumbres, porque (a eso iba) casi me quedo sin fotografiar el resultado de la receta de hoy, que se ha quedado en la mitad de lo que era.
Esta vinagreta es mi aportación veraniega en el grupo "Cocinas del Mundo" ....... rápida, fresquita y que nos saca de algún apuro imprevisto.





Ingredientes:
1 Cebolla
1 Pimiento verde
1 Pimiento rojo
1 Pimiento amarillo
1 manojo de Cilantro
2 Huevas de bacalao
Sal
Vinagre
Aceite





Cocemos las huevas en abundante agua con sal durante unos 20 minutos  (600 gr aprox) dejamos que se enfríen y mantenemos en la nevera; de esta forma será más fácil cortarlas.




Cortamos en dados finos la cebolla y los pimientos y los colocamos en una fuente honda, en la que habremos disuelto la sal en el vinagre y después añadido un buen aceite de oliva virgen extra. Probamos y rectificamos de sal, antes de añadir las huevas.




Cortamos las huevas en rodajas de aproximadamente un cm y los añadimos a las hortalizas, junto con el cilantro lavado y picado.




Mezclamos todo con cuidado de no romper las huevas y dejamos que se maceren al menos durante un día en la nevera; al paso de dos o tres días, será cuando tenga todo su sabor (aunque no creo que lleguen....al menos en mi casa)
¡Buen provecho, bo proveito!





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...