miércoles, 1 de julio de 2015

Sanduchon



Con esta receta nos ponemos en modo verano....la cocina  se ralentiza para disfrutar de un poco de tiempo libre y recargar las pilas, pero ¡Seguimos estando por aquí! ¡Feliz verano!
Desde que le vi a mi amiga Irene el Sanduchón, sabía que lo tendría que hacer tarde o temprano. En realidad es un pastel frío-salado de los muchos que se puedan hacer cuando el calorcillo aprieta y no nos apetece ponernos a trajinar con los fogones.
El pan de lata (de molde) que utilicé era de medidas XXL, de una marca italiana y venía cortado en 10 rebanadas.
Admite una variedad increíble de rellenos que dejo a su imaginación, aquí les dejo los que he hecho hoy.




Ingredientes:
1 Pan de lata ( pan de molde)(10 rebanadas de 2 palmos y medio de largo)
250 gr de Atún en aceite
1 Pimiento rojo
1 Pimiento verde
1 Cebolla
1 lata de Alcaparras
1 bote de Variantes (pepinillos, zanahorias, coliflor....)
6 Huevos cocidos
Aceitunas negras
Pimientos de piquillo en ensalada
Salsa rosa (mayonesa + ketchup)
Mayonesa casera para cubrir (cantidad suficiente)




La noche anterior (fundamental) mojamos y escurrimos unos paños de cocina y colocamos las rebanadas de pan en ellos una a una intercalándolas entre si y las mantenemos tapadas en la nevera para que se humedezcan.
Preparamos:
1º Huevo duro picado + alcaparras + salsa rosa
2º Variantes picadas + salsa rosa
3º Atún desmenuzado+ salsa rosa
4º Cebolla + pimiento verde + pimiento rojo + salsa rosa (todo bien picado)

Disponemos en una bandeja una rebanada de pan y vamos colocando los rellenos en el orden que queramos y repitiendo la operación un par de veces: Pan + relleno 1 + pan + relleno  2 + pan + relleno 3 + pan + relleno 4 y repetimos.
Cubrimos con la mayonesa casera y decoramos a nuestro gusto, yo hoy le he puesto la ensalada de pimientos de piquillo y las aceitunas negras trituradas.



sábado, 20 de junio de 2015

Meat Pie-Pastel de carne




Este nuevo Desafío en la Cocina, especial de Junio y último antes de las vacaciones, es la propuesta de Patricia.
El Meat Pie es el plato por excelencia de Australia y Nueva Zelanda, clara herencia de  los británicos,  que consiste en una capa fina de masa que cubre un guiso untuoso de carne picada que puede ser de vacuno, conejo, cerdo, cabra, ciervo o canguro, combinada con cebolla, champiñones o queso.
Yo me he decidido por hacer el Neozelandes ya que se dice que un meat pie que se presente con salsa ketchup solo puede ser australiano.
Tenía en mente hacerlo con carne de canguro, pero cuando la encontré no había suficiente cantidad, por lo que he utilizado carne de añojo.
Como también somos bastantes comensales, la versión que he hecho son en formato familiar (2)






Ingredientes:
1 kg de Morcillo de novillo
300 gr de Panceta de cerdo fresca
2 Huesos de caña
2 Cebollas
2 dientes de ajo
1/2 kg de Champiñones
1 dedo de Jengibre
3 Zanahorias
2 ramitas de Romero fresco
2 ramitas de Orégano 
33 cc de Cerveza (1 lata)
1 cucharadita de Pimentón dulce
1 cucharadita de salsa Worcestershire
Para la masa:
750 gr de Harina de fuerza
1 vaso de Agua
1 vaso de Aceite
1 vaso de Vino blanco
20 gr de Levadura de cerveza
sal
Huevo para pintar





Se trocean las carnes en forma de dado, se rehogan con un poco de aceite para sellarlas y se reservan.
Cortamos las cebollas y el ajo finamente y se pochan en el mismo caldero que se ha sellado la carne.
Se limpian y filetean los champiñones, se trocean las zanahorias y se juntan con la cebolla, dándole un par de vueltas; se incorpora la carne, las hierbas aromáticas, los huesos de caña y la cerveza.





A los 30 minutos, salamos la preparación y añadimos el jengibre rallado, la salsa worcertershire y el pimentón dulce; cubrimos con la cerveza y dejamos cocer muy lentamente durante una hora y media.




Procedemos a hacer la masa tamizando la harina en forma de volcán, haciendo un hueco en el centro donde pondremos la sal, un vaso de aceite, un vaso de vino y la levadura diluida en un vaso de agua templada.
Comenzamos a mezclar todos los ingredientes de dentro hacia fuera y cuando estén todos juntos, amasaremos enérgicamente durante unos minutos.




Colocamos la masa en un recipiente enharinado, lo tapamos y dejamos que repose en un lugar cálido hasta que haya doblado su volumen.




Para las dos fuentes que he preparado, una vez que se le da un amasado suave a la masa, se divide en cuatro porciones.
Estiramos una porción de masa con ayuda de un rodillo y la colocamos en una fuente refractaria ligeramente engrasada, recortamos para que quede al borde.




Rellenamos con la carne, a la que hemos añadido el tuétano, retirado los troncos de las hierbas aromáticas y que habremos dejado enfriar, procurando que no queden zonas sin relleno y cubrimos con otra lamina de masa, juntando los bordes y sellándolos con los dedos o con ayuda de un tenedor.
Batimos el huevo, pintamos toda la superficie con ayuda de una brocha y horneamos a 200º durante 30 minutos en la parte más baja del horno, hasta que tenga un bonito color dorado.




¡Y aquí está este maravilloso,  precioso y  rico manjar!










Con un relleno realmente espectacular, meloso, tierno, sabroso, con una salsa muy bien ligada y .......




Esto es todo amigos, no podía dejar de mostrarles la prueba de lo bien fue acogido el menú de hoy, que no sobraron ni las migas.




Aquí, pinchando en el logo pueden ver todos los platos de los compañeros de Desafío en la Cocina







lunes, 8 de junio de 2015

Caballas guisadas



Buena temporada de caballas, aprovechemos que es un delicioso pescado muy sano y sabroso.




Ingredientes:
1 Caballa grande por comensal
1 Cebolla
2 dientes de Ajo
1 Pimienta palmera o una ñora
2 Tomates
1/2 vasito de Vino blanco
Caldo de pescado
2 Papas por comensal
Pimentón dulce de La Vera




Limpiamos bien la caballas, las cortamos en tres y reservamos.
Rehogamos la cebolla cortada en dados finos con el ajo picado; ponemos a remojo la pimienta palmera o la ñora y separamos la carne de la piel, desechando esta.
Añadimos los tomates pelados y troceados, dando un par de vuelta, añadimos la ñora y el vino y dejamos que cueza todo unos 15 minutos, destapado.




Lo regamos con el caldo y probamos de sal, rectificando si es preciso. Incorporamos el pimentón y las papas cortadas en trozos medianos.
Pasados 15-20 minutos cuando las papas casi estén guisadas, añadimos las caballas y dejamos 10 minutos a fuego suave.
¡Espero que les guste!



miércoles, 27 de mayo de 2015

Saltimbocca de pavo



Este es un plato tradicional de Roma, por lo que también se podría llamar "alla romana" y aunque en su receta original se hace con ternera, jamón y salvia, he querido darle mi toque personal.





Ingredientes:
Filetes de pavo
Lonchas de jamón serrano
Lonchas de queso Mozzarella
Rúcula o Canónigos
1 vasito de vino Marsala
Ensalada para acompañar




Salpimentamos los filetes y colocamos encima de cada uno, una loncha de jamón y una loncha de queso, unas hojitas de rúcula o de canónigos y lo doblamos a la mitad sujetándolo con unos palillos.




Disponemos una sartén con unas gotas de aceite y los vamos friendo a fuego moderado y dándoles un par de vueltas, con el fin de que se cocinen bien por el interior. Finalmente y una vez retirados del fuego, desglasamos la sartén con el vino Marsala dejando que se reduzca durante unos minutos.
Los servimos acompañados de una ensalada verde y rociados con la salsa.






miércoles, 20 de mayo de 2015

Charlota de tiramisu



¡¡¡Tres añitos, tres, que lleva el blog de Desafío en la Cocina en este mundillo!!!¡¡¡Y los que quedan por batallar, que aquí hay mucha ilusión y gana de trabajar!!!
Y la receta de fiesta que nos propone nuestra querida Rocío es........una Charlotta, que es ni más ni menos que un postre de origen francés, aunque se cree que es una variante de un postre ruso inventado por el chef francés Marie-Antoine Carême que trabajaba para el Zar Alejandro I, y que se caracteriza por estar rodeado todo su contorno por bizcochos de soletilla.
También hoy celebraría el cumpleaños de mi madre, y por esa razón se lo dedico.....¡Va por ti, mamá!




Ingredientes:
Para los bizcochos
6 Huevos
6 cucharadas de Azúcar
6 cucharadas de Harina
1 cucharada de Cacao puro
Para el almíbar de calar
1/2 taza de Azúcar
1 taza de Agua
1/2 taza de Café edulcorado
1/3 taza de vino Marsala
Para el relleno
1 l de Leche entera
8 Huevos
500 gr de Queso Mascarpone
1 corteza de Limón
200 gr de Azúcar
120 gr de Harina
Cacao puro
Virutas de chocolate




Comenzamos haciendo el almíbar con el azúcar y el agua, al que añadiremos una vez hecho, el café y el vino de Marsala y reservamos.




Hacemos también la crema de queso, poniendo a hervir la leche (reservando una taza) con la corteza de limón; separamos las claras de las yemas y batimos estas segundas con el azúcar; diluimos la harina en la taza de leche que hemos reservado y de forma que no queden grumos; mezclamos todo con la leche hervida y cocemos removiendo hasta que espese y dejamos que enfríe tapado con un film para que no haga costra.




Para hacer los bizcochos, separamos las claras de las yemas y batimos estas con el azúcar hasta que blanqueen y les añadimos el cacao y la harina y finalmente las claras batidas a punto de nieve, mezclando todo con movimientos suaves, lo vertemos en un molde desmoldable previamente engrasado y horneamos a 180º durante 20 minutos. Dejamos que se enfríe y lo cortamos horizontalmente para calar con el almíbar muy generosamente.




Como la crema ya estará fría le incorporamos el queso, que habremos medio batido antes, y procuramos que quede una crema lisa y sin grumos.
Colocamos en la fuente de presentación, con el aro del mismo molde, uno de los discos de bizcocho y a continuación la mitad de la crema de queso; ponemos el otro disco de bizcocho y cubrimos con el resto de la crema, igualando bien toda la superficie.




Enfriamos en la nevera durante unas horas y lo desmoldamos; ahora procedemos a cortar los bizcochos para que tengan la misma altura que el pastel y espolvoreamos con cacao puro.
Colocamos los bizcochos por todo el dorso y los sujetamos (aunque no es preciso, pues se quedan pegados a la crema) con una cinta a nuestro gusto y unas virutas de chocolate.





¡¡¡Feliz cumpleblog, queridos compañeros!!!














Nuestro próximo desafío del mes de Junio será salado y la desafiadora es: 
Las elaboraciones de mis compañeros de grupo las podrán ver si pinchan en el logo, que les llevará al blog.





sábado, 16 de mayo de 2015

Pastela de pollo



Para comenzar, ya que la receta lo requiere, les diré que se pueden utilizar indistintamente la pasta filo y la pasta brick.
¿Las diferencias?... son inapreciables, la pasta filo es de origen griego, mientras que la pasta brick es de origen magrebí, así como la  malsouka tunecina.
Lo  importante es que durante la elaboración de la pastela, mantengamos la pasta protegida del aire y taparla en lo posible con un paño húmedo, mientras la manipulemos.







 Ingredientes:
1 paquete de pasta Filo o Brick
1 Pechuga de pollo
1 Cebolla
2 Zanahorias
1 palito de Canela
1 manojo de Cilantro
200 gr de Almendra cruda
1 cucharada de Garam masala
1 cucharadita de Comino molido
1 cucharadita de cúrcuma
1 cucharada de Agua de azahar
1 vasito de Vino blanco
3 Huevos
Azúcar glas
Canela molida
Mantequilla derretida




Troceamos el pollo y lo doramos en una sartén, reservamos; en la misma sartén freímos la cebolla cortada muy menuda y las zanahorias en rodajas; añadimos el palito de canela partido en dos, el pollo, el vino, la cúrcuma y el garam masala y dejamos que se cocine hasta que esté bien tierno; si es necesario le añadimos un poco de agua.




Freímos las almendras con apenas una gota de aceite, las ponemos en papel absorbente, hasta que se enfríen y entonces las trituraremos finamente con ayuda de un robot, les añadimos azúcar glas y canela a nuestro gusto.




Desmenuzamos el pollo en hilachas y escachamos las zanahorias con un tenedor; mezclamos estas dos cosas con la cebolla y añadimos el cilantro picado y el agua de azahar.




Batimos los huevos ligeramente y los incorporamos a las almendras, formando una pasta espesa.
Derretimos la mantequilla y pincelamos tres hojas de pasta, una a una, disponiéndolas en el molde, sobre estas, extendemos la mitad de la pasta de almendra, tapando seguidamente con otra hoja de pasta pintada en mantequilla.




Ponemos la preparación del pollo y tapamos con otra hoja, otra capa de masa de almendra y terminamos poniendo el resto de las hojas pintadas con mantequilla, de forma que sometan por fuera de las otras anteriores.
Pintamos de nuevo generosamente y horneamos a 175º durante 25-30 minutos o hasta que esté ligeramente dorada.





Una vez que tengamos la pastela fuera del horno y fría, espolvoreamos con azúcar glas toda la superficie y adornamos con canela




¡Buen provecho!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...