miércoles, 2 de octubre de 2019

Mermelada de Péxegos



Hemos pasado una tarde estupenda recogiendo péxegos en la casa de unos amigos, que siempre tan generosos, me avisan cuando están en su punto.
La entrada del Otoño trae consigo la aparición de determinadas frutas que están en su punto pasado el verano; es el caso de los péxegos, que me encanta preparar en mermelada con su toque inconfundible punto amargo.....¡una delicia!
El péxego es una fruta parecida al melocotón, con la carne blanca, pegada al hueso que alrededor es rojiza; es muy delicado y quizá por ello no es fácil comercializarlos, se estropean  enseguida.




Ingredientes:
Para 2 kilos de péxegos (deshuesados y troceados)
700 gr de Azúcar




Troceamos la fruta y pelamos la mitad de ella; añadimos el azúcar y mezclamos bien, dejando que repose hasta que el azúcar se haya convertido en almíbar.




Lo trasladamos a un caldero y llevamos a ebullición, continuando a fuego moderado, removiendo de vez en cuando.
Cocemos hasta que se haya evaporado y adquirido consistencia suficiente.




Mientras, esterilizamos los tarros y las tapas sumergiéndolos el un caldero con agua que los cubra e hirviéndolos durante 20 minutos; los retiramos y ponemos boca abajo sobre un paño limpio. Rellenamos los tarros hasta el borde, los tapamos y ponemos boca abajo.






2 comentarios :

  1. Hola Isabel
    Qué rica debe estar esa mermelada.
    Mis padres cuando yo era pequeña tenían varios árboles de esos, y me encantaba esa fruta, pero ahora solo quedaba uno, y mira qué curiosidad que lo cortamos anteayer, porque lleva muchos años sin dar fruto, ¡una pena!
    Lo que daría yo por probar esa fruta...
    Por cierto, en castellano también se llamarán péxegos?
    No me suena oirlo nunca con ese nombre y siempre tuve la duda de qué cómo se llamaban.
    Besazos guapa

    ResponderEliminar
  2. Maca, cuando pruebo esta fruta, me vienen a la memoria recuerdos de pequeña yendo a comerlos directamente del árbol y les llamábamos pésigos; ya no se encuentran a la venta como antes, que se traían cestas cargadas de las aldeas a vender en el mercado semanal; aunque sigue habiendo árboles, no es nada comercial esta fruta, porque se deteriora muy rápidamente. Ahora están en su punto óptimo y "las velutinas" se ponen las botas, y es que ya que no se recoge mucha fruta.Me quedé con unas cuantas pipas ¿quieres que te envíe alguna y pruebas a sembrar? Mis amigos dicen que tiran los huesos donde caigan y cuando sale la planta los trasladan y van repoblando la finca. Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...