lunes, 23 de septiembre de 2013

Salsa de tomate casera


¡ Cuanto me gusta una buena salsa de tomate casera ! Si veo unos buenos tomates firmes y rojos, me lanzo como una loca y me avituallo para hacer un buen caldero de salsa. Siempre viene bien tener una provisión en la nevera o congelada.
no le pongo ninguna hierba ni especia para que me sirva para todo y siempre estaré a tiempo de añadírselas.
Cuando hago salsa de tomate, me acuerdo y me hace gracia, porque hace muuuuchoooo,  una persona  la hacía a distancia, desde la cama y .... yo era su brazo ejecutor.
El truco, por así llamarlo, de una buena salsa de tomate, es la paciencia y si a ello añadimos unos ingredientes de primera calidad, no tendremos ninguna dificultad en elaborarla.
Siempre que puedo, me gusta fotografiar el producto original y en este caso les diré que estos tomates y cebollas tienen nombre y apellido - digamos el nombre del agricultor y el apellido la zona del cultivo. Son las ventajas de ser de pueblo, muchos de ustedes lo saben.




Ingredientes:
2 kg de Tomates  bien rojos
2 dientes de Ajo
4 Cebollas
Aceite de oliva 
1 Cucharadita de buen pimentón
Sal
Azúcar (si es necesario)




Cortamos las cebollas en gajos finos y las ponemos en un caldero suficientemente hondo; cubrimos ligeramente con aceite de oliva y freímos junto con los dientes de ajo pelados y enteros. Dejamos que se hagan lentamente sin dorar.
Mientras lavamos los tomates y les retiramos el corazón y las simientes; los troceamos ligeramente y los incorporamos a la fritura de cebolla removiendo y dejamos cocer destapados a fuego suave.
De vez en cuando le damos una vuelta para que no se agarre y añadimos la sal a media cocción, aproximadamente 45 minutos.
En alguna ocasión que noto que los tomates son un poco ácidos, les añado una cucharadita de azúcar, que neutraliza un poco la acidez de la salsa.




Cuando veamos que se ha evaporado el exceso de líquido, pasamos todo por un chino y dejamos cocer unos 10 minutos más incorporando el pimentón, comprobando que se diluye del todo.
Lo guardamos en tarros de cristal que una vez frío, conservaremos en la nevera.
En caso de querer guardar como conserva, pondremos los tarros cerrados en un caldero, cubriéndolos de agua completamente y haciéndolos hervir durante 20 minutos.
Una vez fuera del fuego los ponemos boca abajo hasta que se enfríen.

*** He incorporado un sistema de puntuación al final de las recetas y me gustaría saber sus opiniones ***


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...