martes, 20 de septiembre de 2016

Fiambre de orella y morro



¡Ya estamos de vuelta de las vacaciones veraniegas!
Y nos encontramos con que las hermanas Camilni, nos proponen hacer el Desafío de Septiembre, el nº 45, utilizando "casquería"
La casquería es el termino culinario utilizado para referirse a las entrañas de una res, como hígado, sesos, riñones, corazón pulmones....., así como otras partes consideradas despojos, como patas, lengua, oreja, careta, morro....
A muchas personas no les gusta, pero no es el caso de mi familia que les encanta a todos.
Me he decidido por la oreja y el morro del cerdo, tan popular en mi tierra, pero hecha en forma de fiambre, aunque también se puede tomar como tradicionalmente se hace, con aceite y pimentón por encima.






Ingredientes:
3 Orejas de cerdo saladas
1 Morro de cerdo salado
1 trozo de Lacón semi curado




Se ponen las carnes a desalar un poco más de 24 horas, cambiando el agua varias veces.
En un caldero con agua hirviendo y sin sal, se ponen las orellas y cuando lleven una hora más o menos se añade el lacón; al cabo de otra hora pondremos el morro y dejamos que se cocine hasta que estén todas bien tiernas.




Había preparado esta especie de molde , con una botella de plástico a la que hice unos agujeros, para meter las carnes y prensarlas, pero al final las he puesto en unos recipientes de plástico, llenándolos bien hasta el borde.




Se trocean las carnes en caliente, se mezclan y rellenan los recipientes hasta el borde, de forma que al cerrarlos se salga el sobrante. Dejamos enfriar bien, y las carnes quedarán bien compactas, ya que su jugo se convertirá en gelatina.
Lo podemos guardar en la nevera y así facilitará el corte del fiambre







El Desafío del mes de Octubre será dulce y Rocio Salan es la que nos dictará las pautas para ello.
Pinchando en el logo de Desafío en la cocina, podrán ver todas las recetas de los compañeros del grupo.





miércoles, 14 de septiembre de 2016

Pepquiño, mini sandía, cucamelón encurtido






Se llama Pepquiño, mini sandía, mini melón, cucamelón con una longitud de 3 cm aproximadamente....... lo había visto muchas veces en internet, pero el otro día tuve la oportunidad de verlos al natural y claro....los compré para probar. 
Es un fruto silvestre que viene de América del sur y llevado a Holanda donde se cultiva en invernaderos.
Son crujientes, fresquitos y recuerdan el sabor del pepino, por ello se utilizan en las ensaladas.





Yo los he encurtido así:
Se limpian bien de pedúnculos y se colocan en un recipiente, donde echaremos 3 cucharadas de sal y cubriremos con agua. Los mantendremos en la nevera durante un día.





Retiramos el agua con sal y ponemos nuevamente en el recipiente, donde esta vez cubriremos con una mezcla de 50% vinagre de vino blanco y 50% de agua y mantendremos 3 días en la nevera.





Pasado este tiempo los colocamos una vez escurridos en un bote, bien apiladitos y cubrimos con otra mezcla nueva de 50% vinagre y 50% agua.




viernes, 9 de septiembre de 2016

Melocotones en almíbar




Han empezado a llegar al mercado los melocotones de Calanda y no he podido resistir la tentación de preparar unos pocos en almíbar.
He hecho dos tandas, una en su punto de madurez, que no los envasé para degustarlos en breve y otra con los melocotones más firmes para envasar y guardar.
¡Los recomiendo muy mucho, pues el sabor es inigualable a cualquier otro que hayan probado antes!




Ingredientes:
4 Melocotones de Calanda
400 gr de Azúcar
400 gr de Agua
Tarros de cristal

Previamente esterilizamos los tarros y las tapas sumergiéndolos en agua y dándoles un hervor de 5 minutos. Los reservamos sobre un paño limpio.
Hacemos un almíbar ligero con el agua y el azúcar, mientras cortamos a la mitad los melocotones, girando en un sentido cada mitad para que se desprenda el hueso; de la parte a la que queda adherido lo sacamos ayudándonos de un cuchillo.
Escaldamos los melocotones para quitarles la piel, dejándolos 2-3 minutos en agua hirviendo, o bien los pelamos (como nos sea más cómodo, yo los he pelado).




Los ponemos en el almíbar y dejamos cocer unos minutos (entre 7-10 min), procurando que queden firmes, los colocamos en los tarros y  rellenamos con el almíbar sobrante.
En un caldero amplio ponemos un paño al fondo, colocamos los tarros y cubrimos con agua dejando que hiervan 20-30 minutos. Dejamos que enfríen en el caldero y al sacarlos los colocamos boca abajo sobre un paño, hasta que se enfríen del todo.



viernes, 2 de septiembre de 2016

Mermelada de ciruelas claudias



A los que no hayan hecho nunca una mermelada casera, les animaría a hacerla porque no tiene comparación con las industriales y es una elaboración muy sencilla.
Esta de ciruelas claudias, en particular, es una auténtica delicia.




Ingredientes:
Para aprox 6 frasquitos
1500 gr de Ciruelas claudias en su punto de maduración
1000 gr de Ciruelas claudias a medio madurar
750 gr de Azúcar
1 vaso de Agua




Hacemos un almíbar con el azúcar y el agua; en este almíbar vamos cociendo las ciruelas una vez lavadas, durante aproximadamente 30 minutos (si es preciso se hace en varias veces) y se escurren.
Cuando estén un poco tibias se retiran las pieles y los huesos.
Las ciruelas maduras se desprenderán fácilmente de la piel, pero yo dejo más o menos la mitad de las verdes con piel, porque nos gusta encontrar tropezones; así mismo tampoco trituro la fruta, la dejo tal cual.
Una vez peladas y deshuesadas las ponemos de nuevo en el almíbar (que ya casi será una  jalea de ciruela) y dejamos cocer 15 minutos más.




Esterilizamos los botes y las tapas, poniéndolos a hervir en agua durante unos minutos.
Sacamos y dejamos que se sequen sobre un paño limpio. Rellenamos los botes con la mermelada caliente hasta el borde, los cerramos y ponemos boca abajo para que hagan el vacío.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...